¿Por qué tendemos a “rebotar” luego de bajar de peso? - Clínica Diquecito

¿Por qué tendemos a “rebotar” luego de bajar de peso?

El problema del comúnmente llamado “rebote” luego de un descenso de peso, es una de las consultas más frecuentes en nuestros consultorios ya que, muchas veces, los logros alcanzados con mucho esfuerzo a lo largo de varios meses se revierten rápidamente y a veces, incluso, no solo terminamos recuperando el peso perdido sino también subiendo aún más. Esto genera una enorme frustración en los pacientes, que muchas veces los lleva a querer “tirar la toalla”. Pero la clave del éxito es que conozcamos cómo funciona nuestro organismo, para así poder controlarlo, siempre bajo la supervisión de un especialista médico”.

“Exceptuando los casos en los que existe una prevalencia de problema de tiroides u otras enfermedades tales como tumores productores de corticoides, una persona que logre un descenso significativo de su peso corporal -por métodos naturales o a causa de una cirugía bariátrica-, tendrá la tendencia a recuperarlo: esto es inevitable. Al momento del descenso, el organismo entra en una ¨lucha interna¨ por recuperar lo que se ha perdido, y allí es cuando nuestros logros pueden esfumarse en cuestión de días o semanas, justamente como resultado de no entender cómo funcionamos”, explica el Dr. Rubén Salcedo, Director Médico de Clínica Diquecito.

La “Recesión metabólica”

Cuando el cuerpo detecta que estamos bajando de peso, se activa una especie de “mecanismo de supervivencia”; el organismo interpreta que estamos sufriendo carencia de alimentación, que no está llegando suficiente comida a nuestro sistema digestivo, y activa entonces un proceso para proteger las reservas hasta que volvamos a acceder normalmente a dichos alimentos.

¿Cómo ocurre esto? Cuando este mensaje de carencia llega a nuestro cerebro, la hipófisis deja de estimular a la glándula tiroidea, lo que hace que ésta reduzca su producción de hormona tiroidea y, por ende, que el gasto metabólico se ralentice. Ocurre entonces que, una vez activado este mecanismo, apenas comenzamos a comer un poco de más subimos de peso rápidamente como compensación, precisamente a causa de este estado de recesión metabólica.

“Esto es lo que hace que los descensos de peso sean mucho más sencillos en las primeras dos semanas pero luego, ya en este estado de recesión, se desacelera la producción de hormonas tiroideas y comenzamos naturalmente a gastar una mínima cantidad de calorías, reservándolas al máximo”, resalta el Dr Salcedo.

Si bien se desconoce a la actualidad cuánto tiempo tarda el cuerpo en acostumbrarse a su nuevo peso corporal y en desactivar así este estado, se estima que la tiroides necesita de uno a seis meses -según cada persona- aproximadamente para volver a calibrarse.

Volver de a poco

“Conociendo la manera en la que nuestro cuerpo se defiende de la carencia de alimentos, es que podemos entender que un tratamiento de descenso de peso no debe cortarse abruptamente, porque allí es cuando, al volver a comer como lo habíamos antes, no solo recuperaremos el peso perdido sino que ganaremos más. Por eso es importante ir incorporando los alimentos que habíamos dejado de consumir de manera lenta y paulatina (aunque, de hecho, en una dieta bien formulada no deberíamos restringir sino planificar la ingesta), e incrementemos las cantidades muy levemente, y siempre bajo supervisión experta”, resalta el Dr. Salcedo, quien destaca que debemos darle al cuerpo “de uno a seis meses para que vuelva a adaptarse a esta alimentación, sin que se genere el rápido rebote y perdamos todos los resultados alcanzados”.

Pero no solo debemos pensar en nuestros mecanismos orgánicos. También debemos saber que cuando finalizamos un proceso de dieta, solemos volver a mirar toda la oferta gastronómica que nos brinda nuestro entorno, la cual pocas veces es saludable.

En nuestras próximas comunicaciones seguiremos desarrollando este tema, analizando cuáles son los factores “contextuales” que nos impulsan a la reganancia de peso.

Si estás interesado en conocer los programas que Clínica Diquecito tiene para vos, te invitamos a hacer click AQUÍ.