El “descanso terapéutico”: tu escala necesaria para llegar a fin de año - Clínica Diquecito

El “descanso terapéutico”: tu escala necesaria para llegar a fin de año

Descanso terapéutico

Por un lado parece que el tiempo avanzara a un ritmo vertiginoso, sin que ni siquiera notemos su paso. Sin embargo, al adentrarnos en la segunda mitad del año nuestro cuerpo comienza a evidenciar las consecuencias del stress, de la sobrecarga de responsabilidades, y la lejanía de aquellas vacaciones que nos hicieron tan bien hace apenas unos pocos meses. Todo se torna cuesta arriba, y parece que no contáramos ya con ese “resto” necesario para afrontar los desafíos cotidianos y llegar a fin de año con algo de energía. Entonces, ¿qué hacemos?

Es en este momento cuando se hace necesario el “descanso terapéutico”: una parada para aquellos que están bajo la categoría de “estresados”. Y para esta “entrada a boxes”, debo saber que:

  • El descanso efectivo no se logra necesariamente con un viaje de vacaciones (de hecho, a veces nos estresamos más en estas oportunidades que en nuestra rutina diaria).
  • El descanso efectivo no se logra no yendo a trabajar (de hecho, muchas veces tu cabeza sigue trabajando, aún cuando te proponés hacer un corte).
  • El descanso efectivo no se logra solamente durmiendo más de lo habitual (el problema es qué hacés y en qué pensás mientras estás despierto).

Si estás sintiendo un malestar generalizado que se expresa en un cambio de hábitos negativos, ya sea alimentarios, de descanso, de actividades recreativas y hasta de vida social, estás necesitando hacer un “stop” y programar un “descanso terapéutico”.

Algunas señales de alerta que debés tener en cuenta para saber que algo anda mal, son: 1) Si has abandonado actividades que te generaban un bienestar -como ir al gimnasio-, por falta de energía; 2) Si tal vez ni siquiera querés recibir amigos en casa porque no tenés “resto” físico ni psicológico para hacerlo; 3) Si estás sufriendo cierta inestabilidad emocional que se manifiesta en cambios de humor, irritabilidad y susceptibilidad; 4) Si estás desganado con pérdida en la motivación de trabajar; o 5) tenés insomnio y al intentar dormir de noche tu cabeza está tan acelerada que no lográs alcanzar la calma necesaria para conciliar el sueño; o si lo hacés, no logras el descanso necesario.

El Descanso terapéutico es tu solución

Este descanso se enfoca en atacar tu situación de stress, brindándote contención básicamente en dos esferas:

  1. Física. Favorece el descansar las horas suficientes, comer adecuadamente y realizar actividades que te ayudan a desestresarte.
  2. Emocional. Te permite identificar, desde el punto de vista emocional/psicológico, aquellos elementos que “gatillan” tu stress y te quitan calidad de vida.

En Clínica Diquecito podés acceder a este descanso terapéutico, totalmente personalizado, en el que, tras una entrevista inicial a tu ingreso nuestros profesionales definirán una serie de pautas a seguir desde la Nutrición – Alimentación, Actividad física, Descanso y esparcimiento, y Psicología y cambios de hábitos.

De esta manera, en pocos días tu descanso tendrá un resultado positivo a favor de tu salud integral, desde lo físico, lo anímico y lo psicológico.

Si esta última parte del año se hace complicada, es tiempo de un “descanso terapéutico”.

Conocé más información sobre nuestros programas ingresando AQUÍ, o hacé ya tu reserva ingresando AQUÍ.